Los Principios de Yogyakarta son hoy día una referencia básica en cualquier discusión jurídica sobre los derechos humanos de las personas LGTBI. Sin embargo, sus críticos oponen que no son jurídicos o relevantes porque no son obligatorios. Sigue leyendo para entender por qué no tienen razón.

Leer más