Lo primero que hice cuando empecé a plantearme la idea de crear un blog jurídico centrado en asuntos LGBTI fue apuntar una larga lista de todos los posibles nombres que se me venían a la cabeza. En esa tormenta de ideas, se me vino a la mente un acrónimo: Queerídico. Un blog queer y jurídico. Dos palabras que, cuando este blog apenas era una idea muy difusa en mi mente, describieron exactamente lo que quería hacer.

Leer más